Javier Pérez Campos: “En el Hotel Corona de Aragón suceden cosas que no podemos explicar”

 

x2maqna_400x400
Javier Pérez Campos.

Javier Pérez Campos (Ciudad Real, 1989) es un joven periodista y escritor que ha colaborado en diversos medios de comunicación como Punto Radio, Onda Cero o Cadena Ser. Interesado por el mundo del misterio, ha escrito artículos para revistas como Año Cero o Más allá, además, ha publicado dos libros en los que relata casos paranormales vividos en España y en los que recoge testimonios de los testigos presenciales de dichos casos (“Ecos de la tragedia” y “Los Otros”). Actualmente, trabaja como redactor en el programa de Cuatro, “Cuarto Milenio” y es responsable de una sección en “Milenio3” de Cadena Ser.

¿Por qué decidió dedicarse al mundo del misterio?

Porque me pareció fascinante dedicar mi vida a la investigación, a hacerme preguntas, a recorrer kilómetros en busca de historias desconocidas. Al final, el misterio está en todas las disciplinas: en el arte, la historia, la arqueología, la ciencia…

 

¿Hay algún caso concreto que le interese especialmente?

Existen varios; en España, me obsesionó la tragedia del camping Los Alfaques, en 1978, cuando la explosión de un camión cisterna provocó la muerte de 215 personas, y las supuestas apariciones que ocurrían después junto a la tapia, en la N-340. Llegué a localizar a una veintena de testigos de todas partes de España y de diferentes estratos sociales que habían visto a figuras oscuras, vestidas con bañador, junto al camping. Algunos testigos eran miembros de la Guardia Civil, y llegué a conseguir documentos oficiales de las Fuerzas de Seguridad del Estado que recogían este tipo de apariciones… Durante meses estuve obsesionado con esta historia que culiminó en mi anterior libro, “Los ecos de la tragedia”.

 

Fuera del programa o de sus investigaciones de hechos concretos ¿ha experimentado alguna vez un suceso paranormal?

He tenido un par de experiencias que no he sabido explicar. Una de ellas, siendo niño, cuando en mi propia casa vi una sombra que descendía la escalera. Mi hermano también fue testigo. Ocurrió a plena luz del día, en un ambiente normal, cotidiano. No estábamos sugestionados. Y aquello nos impresionó tanto que echamos a correr, salimos de casa y nos dejamos la puerta abierta. Me he preguntado muchas veces si aquello fue realmente una experiencia paranormal o algún tipo complejo de alucinación compartida. No lo sé, pero ambas posibilidades me parecen igual de interesantes…

 

¿Qué le llamó la atención del caso del Hotel Corona de Aragón?

espectacular-vista-aerea-del-h_54410977240_54028874188_960_639
Incendio en el Hotel Corona de Aragón. Fotografía de Grupo Eurofesa.

Que una vez más se repetía la combinación de suceso trágico y misterio. El 12 de julio de 1979 se produjo allí un incendio de origen todavía desconocido que acabó con la vida de casi un centenar de personas. Al año siguiente, cuando el hotel reabre sus puertas, una azafata de la compañía aérea Aviaco manifiesta vivir en su interior fenómenos paranormales. Concretamente en la habitación 510. Desde entonces, muchos testigos han relatado experiencias similares. Yo mismo entrevisté a algunas de estas personas que me relataron sus experiencias de primera mano. Algunos todavía estaban impresionados…

¿Llegó usted a alguna conclusión tras la noche que pasó en el hotel?

1364084228_740215_0000000000_noticia_normal
Javier Pérez Campos y Carmen Porter en la 510. Foto de Cadena Ser.

Que los propios trabajadores han vivido experiencias. Algunos, incluso, llegaron a decirme que no dormirían en la 510 ni aunque les pagasen. Es decir, no se trata solo de historias que se cuentan fuera de sus muros, sino también en el interior del recinto. Creo, sinceramente, que allí ocurren cosas inexplicables. Ahora, la pregunta es: ¿esos fenómenos están relacionados con el hotel, o tienen que ver con la mente de quienes acuden allí? Es decir… ¿Puede nuestro cerebro generar alucinaciones específicas en lugares y momentos concretos, como si conectara con una vieja señal, con una percepción que no es codificada por nuestros 5 sentidos habituales? Esas son las grandes preguntas. O quizá se trate de una mezcla de ambas teorías. Lo que tengo claro es que allí suceden cosas que, por el momento, no podemos explicar.

¿Pudo apreciar si, aparte de la 510, se producía actividad paranormal en otras habitaciones?

Sí; hubo testigos que me relataron experiencias similares en habitaciones concretas de la última planta. Y también en los pasillos y en algunas zonas comunes.

¿Ocurrió algo fuera de lo normal de lo que usted pudiera percatarse?

Sí. El último día, cuando estaba a punto de dejar la habitación 510, donde pasé el fin de semana, alguien llamó a mi puerta. Eran las 11 de la mañana. Fui a abrir la puerta y cuando estaba a escasos centímetros, volvieron a golpear la puerta. Tardé una décima de segundo en abrir. Pero allí no había nadie. Cuando salí para comprobar si alguien me estaba gastando alguna broma, las luces del pasillo se encendieron. Y es que estas se encendían gracias a un detector de movimiento que, al detectar alguna presencia, se activaban. Después pasaban un minuto encendidas hasta que volvían a apagarse. Es decir, era imposible que nadie hubiera estado allí sin que fuera detectado por los sensores…

 

¿Qué sintió alojandose en esta habitación?

La primera noche estuve muy sugestionado. Llevaba en mi mente todos los testimonios, los datos… A pesar de ser una habitación bonita, cómoda y amplia, me sentí bastante incómodo.

¿Llegó a sentir miedo en algún momento?

Sí, especialmente la primera noche. No me sentí muy cómodo…

¿Podría decirnos cómo era la actitud del personal del hotel al acercarse a la habitación?


La mayoría de trabajadores sentía respeto por la habitación, aunque la dirección le restaba importancia a estas historias.

¿Y la de la gente que se hospedaba en el mismo pasillo o habitaciones contiguas?  


La verdad es que no tuve contacto con ninguno de ellos. Lo que sí me contaron en recepción es que algunos huéspedes habían pedido que les cambiaran de habitación en medio de la noche.

¿Qué le llevó a escribir el libro “Los ecos de la tragedia”?

La obsesión por el caso. Escribí ese libro para mí. Quería tener detallado cada dato, cada detalle de la investigación. Y sabía que si no dejaba constancia de algunas de las cosas que ocurrieron en la investigación, pasado un tiempo no me las creería. Fue una investigación fascinante, no solo por el misterio, sino también por las historias humanas.

En este libro aparecen testimonios de personas que han pasado la noche en esta habitación, ¿qué le llamó la atención de los testimonios sobre el hotel Corona de Aragón?

En mi último libro, “Los Otros”, dedico un capítulo entero al Corona de Aragón, ya que en “Los ecos de la tragedia” pasaba muy por encima. De hecho, en mi anterior trabajo ya anunciaba que iba a pasar dos noches en la habitación 510. Me llamó la atención que muchos testigos no se conocían entre ellos, ni conocían sus casos, pero relataban experiencias muy similares. Eso es lo curioso… Cómo a veces distintas personas viven cosas idénticas en periodos diferentes.

¿Sabe si actualmente la habitación permanece cerrada al público o si, por el contrario, es solicitada por los turistas?

Eso es una leyenda. La habitación se oferta como otra cualquiera y, además, es una de las más demandadas. Primero porque se trata de una junior suite, y segundo porque algunas personas interesadas por el misterio acuden al hotel y piden específicamente esa habitación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s